Con el nombre de “Palabra Iluminadora”, el Cardenal Rubén Salazar, Presidente del CELAM, presentó su mensaje para la reunión de coordinación de directivos. Esta tiene lugar estos días entre el 20 y 23 de agosto en Medellín, Colombia.

En el mensaje, el Cardenal Salazar hizo un recuento de lo vivido los últimos tres años, y agradeció cordialmente a los obispos y secretarios ejecutivos por el trabajo realizado en cada uno de los Departamentos. El mensaje fue dirigido a los presidentes y miembros de los Departamentos y Escuelas del CELAM.

Hablando de las dificultades que se enfrentan al llevar adelante un cargo o un servicio, indicó que aparecen “la incomprensión frecuente, la desgastante búsqueda de recursos financieros, la nada fácil tarea de poner orden”.

En el mensaje, el Presidente del CELAM, señaló las realidades preocupantes: como la reducida participación de los obispos en las actividades programadas, el bajo alcance que tiene el CEBITEPAL como Centro de formación del CELAM. Entre esas preocupaciones señaló que conseguir recursos es cada vez más difícil y que el activismo desborda. Es preocupante dijo la poca incidencia que tienen los encuentros.

Debido a que hay muchos campos de la realidad que claman al cielo, cuestionó si se está respondiendo a las necesidades actuales indicando que: “nuestra realidad social es cada vez más dramática: pobreza, corrupción, desigualdad, narcotráfico, violencia contra la mujer, incrementan sus niveles cada día”.

Dirigiéndose a los presentes, cuestionó indicando: “Me pregunto de corazón: ¿está el CELAM respondiendo a las necesidades que surgen de la realidad de nuestras Iglesias? ¿Estamos repitiendo innecesaria y costosamente reuniones y encuentros año tras año como nos lo advertía el Papa Francisco en nuestro encuentro de septiembre?

Finalmente concluyó en que se necesita una verdadera conversión pastoral.

Recordando otras dificultades del año anterior por bajos recursos y altos presupuestos de algunos proyectos presentados, informó que: “Dos ejecutivos renunciaron en ese momento y otro en el mes de marzo, aparte de quienes habían terminado su servicio por cumplimiento del tiempo. En este momento nos hacen falta dos ejecutivos para dos Departamentos y uno para CEBITEPAL. Además de la dificultad para encontrar Obispos dispuestos a ofrecer sacerdotes para este servicio, hemos decidido dejar en estos cargos a responsables temporales por el tiempo que resta del cuatrienio, para que los próximos directivos puedan iniciar con un equipo de vigencia completa.”


Dicho lo anterior en el resto del mensaje, el Presidente del CELAM abordó el énfasis del objetivo del Plan- Global para el último año de gestión que ahora inicia que es “el diálogo con el mundo”.