Foto: AFP Photo/Marvin Recinos

Guillermo Fernández Maldonado llegó a Nicaragua en junio para coordinar la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, un organismo especializado del sistema de Naciones Unidas que tiene como objetivo promover y proteger los derechos humanos en el mundo.
«Nosotros fuimos invitados para acompañar a la comisión de verificación de seguridad en un marco de diálogo» y «lo que nos encontramos en ese momento fue la búsqueda de una salida pacífica y el levantamiento de los tranques», asegura Fernández Maldonado en una entrevista realizada por el Canal Católico de Nicaragua.
Sin embargo, este objetivo se deterioró progresivamente y actualmente existe una «crisis de derechos humanos en el país», asegura. «Se comenzó a actuar en el país con el uso de la fuerza y no siguiendo los estándares internacionales de agotar todas las vías pacíficas».
Acceso a la información
Además de la violencia, otro de los problemas que se encontró el coordinador es la falta de acceso a la información. A ella contribuyó la «polarización de la crisis. Nos encontramos versiones muy diferentes de los hechos y también de la interpretación de los hechos», asegura.
En este sentido, Guillermo Fernández Maldonado explica que parte de su labor consiste precisamente en «contrastar la realidad para verificar los hechos bajo los estándares internacionales».
«Los estándares internacionales son obligación que tienen todos los Estados. No importa qué tipo de Estado es, no importa en qué momento o qué persona es, ni en qué lugar. Es el mismo estándar para todo el mundo», puntualiza.
Falta de apoyo del Gobierno nicaragüense
Otro de los motivos que según Fernández Maldonado ha contribuido a la falta de acceso a la información es la falta de apoyo del Gobierno nicaragüense. Para poder contrastar la información, el Alto Comisionado de la ONU debía desplazarse por el país y, en este punto, «no hemos tenido el apoyo del Gobierno». «Hemos solicitado información al Ministerio de Asuntos Exteriores, precisamente para poder contrastarla, pero no la hemos logrado».
Necesaria investigación independiente e imparcial
Ante la situación, Guillermo Fernández pide «una investigación, independiente e imparcial, que tome todo lo que existe como hechos y pruebas para establecer que pasa a nivel individual». A la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, continúa, «no le corresponde establecer juicios sobre opiniones sino sobre hechos». Asimismo, recuerda que «siempre está primero el ser humano y sus derechos, o en este caso más todavía dentro de ellos las víctimas. No hay que duplicar o triplicar la victimización, lo que no hay es diferencia, es decir no interesa el perpetrador, todas las víctimas tienen que ser atendidas», puntualiza.
Antes de concluir, el coordinador –que tiene una amplia experiencia en manejo de situaciones de conflicto en países como El Salvador, Guatemala, Honduras, Afganistán, o Colombia- ha asegurado que en Nicaragua, a diferencia de todos esos países, «no hay conflicto armado interno, estamos hablando de una protesta» y esto es algo que «llama poderosamente la atención a la comunidad Internacional», concluye.


Vatican news