Martha Dávila, es una chavala que actualmente tiene 21 años, desde su adolescencia inició a cantar en un coro de niñas del colegio parroquial donde estudiaba su secundaria, luego participó en pastoral juvenil y desde hace siete años es integrante del Ministerio de Música Israel en la parroquia de San Antonio de Monte Tabor en la Arquidiócesis de Managua.


“En el Ministerio Israel, mi llegada fue providencial, cuando nos invitaron a una convivencia, nosotros llegamos porque mi hermana me trajo, en la primera convivencia todos tenían puesto su nombre impreso y solo una amiga y yo lo teníamos con lápiz de grafito, pero ya hace siete años que ingresé y acá estoy sirviendo al señor, porque el ministerio de música es una comunidad, hay catequesis, formación, nos apoyamos, somos una comunidad” afirmó Martita como es conocida por sus hermanos de comunidad.



Durante dos años estudió música y canto en la academia alegro y tuvo una presentación en el Teatro Nacional Rubén Darío, sin embargo, expresa que ella no lo ve como vanidad porque “Yo no quiero ser artista”. afirma, “lo que yo quiero es darle el don al señor, ser un instrumento más” manifiesta con vos firme y serena.

“Lo primordial para mi es tener a Jesús en mi vida, en mi corazón y seguirle conociendo, porque desde que lo conocí me enamoré y estoy enamorada de Jesús” afirma que esto es importante sobre todo en los momentos difíciles.

Sobre el servicio nos cuenta que “Servirle a Dios a través del canto es un don, porque el canto más bonito es aquel que nace del corazón, Dios no se anda fijando si sabes cantar o no, él te pone los medios y vos lo entregas”

Perfil de Martha Dávila.

¿Edad?

21 años

¿Tiempo de servicio en el Ministerio de Música?

7 años compartiendo en el Ministerio Israel

¿Color Favorito?

Celeste

¿Canto preferido?

Tengo dos de Jesed, Acordémonos que es de meditación y la oración

¿Has descubierto tu vocación?

Mi vocación es al matrimonio, tener una familia, tener hijos, me encantan los niños

¿Qué es la fe para vos?

Es una pregunta que casi no te hacen, la fe es algo que si no lo vivís no podes decir yo tengo fe, porque es un caminar, un descubrir, un seguir a Jesús es descubrirlo, que se me ha ido dando poco a poco.