En La Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, su Excelencia Monseñor Bosco Vivas Robelo, Obispo de León presidió la Santa Eucaristía en la capilla del Sagrario de la Basílica Catedral, la tarde de hoy 14 de septiembre donde se cumplen 3 meses del asesinato del monaguillo Sandor Dolmus.

En su Homilía el prelado manifestó que “al recordar a este niño, a quien tuve al lado mío ayudándome en las Eucaristías, quiero darle un homenaje de cariño de reconocimiento y pensar sin equivocarme que él está mejor que nosotros”

 “Con este pensamiento quiero levantar el animo de esta madre dolorosa, (La mamá de Sandor) y de todos los que han perdido seres amados de una manera trágica, acá está la virgen, estuvo al pie de la cruz, participando del dolor del hijo y ahora goza de la gloria del resucitado” expresó

Además, monseñor Vivas Robelo dijo que “La Virgen consiga esta fe viva en el amor de Jesucristo y nos consiga a todos algo muy difícil pero necesario, la capacidad de perdonar, padre perdónalos dijo Jesús, perdónalos a quienes han hecho daño, haz que se conviertan, dales la gracia señor de ver su maldad y puedan purificarse” puntualizó.



Durante la actividad litúrgica participaron los monaguillos de la Basílica Catedral de León con quienes Sandor Dolmus compartía la fe, amistad y cercanía, su Mamá, familiares y fieles que desde el asesinato de Sandor realizado por paramilitares han condenado el hecho.



Finalmente, el obispo de occidente invocó a la Virgen Santísima para que sea consoladora del pueblo y que de la paz que hace falta en la realidad que vive el país.