Aldo Aldana

La parroquia Cristo Rey del municipio de Telpaneca, departamento de Madriz, bajo la subscripción de la Diócesis de Esteli, celebró el pasado fin de semana su fiesta titular en honor a Jesucristo Rey del Universo, fiesta que manifiesta un sin número de signos en este pueblo católico estrechamente unidos a la tradición y la doctrina de la Iglesia Católica, tal es el caso de la procesión de vísperas donde las calles se adornan  con faroles hechos de papel celofán y velas, representando la luz de Cristo que ilumina las tinieblas y al Señor como Rey poderoso sentado en un trono.

Es digno de mención el arreglo que para la solemnidad presentaba este año a los fieles una figura de un sacerdote revestido del habito talar de rango de canónigo el cual representaba a Monseñor Ernesto Gutiérrez Carrión, arrodillado ante la imagen de Cristo Rey, el cual estaba vestido de morado, verde y dorado, el lema del anda era “Y él será nuestra Paz”, destacándose un Escudo de Nicaragua y una palomita sobre él, cabe mencionar que las prendas que ostentada la imagen que representaba al Prelado Gutiérrez pertenecieron a él en vida, se incluía su anillo y un rosario usado por él, todo haciendo alusión a su condición de miembro del Cabildo Catedralicio de la Ciudad de León.

La fiesta de Cristo Rey a como la celebra hoy la Parroquia de Telpaneca, con banderines en las calles, arcos de triunfo, cantos que únicamente en esta Parroquia se conservan aún y que están claramente influenciados por la Guerra Cristera y la institución de la fiesta de Cristo Rey por el Papa Pio XI, se la debemos a Monseñor Ernesto Gutiérrez; sacerdote originario de Nagarote, nacido en 1909 y que desde 1939 hasta el año 2000 hizo su vida pastoral en la Parroquia de Telpaneca y alrededores. No solo le debemos nuestras muestras de piedad, si no la promoción al deporte y la educación, hoy el Colegio Parroquial que durante 40 años estuvo bajo la regencia de las siervas misioneras de Cristo Rey y el Instituto de secundaria que hoy lleva su nombre se lo debemos a la labor de este recordadísimo pastor. 

La imagen patronal él día de su solemnidad no solo era un homenaje a Monseñor Ernesto Gutiérrez, si no que llevaba un mensaje de esperanza para los fieles, el Señor es nuestra fuente perpetua de esperanza, como el verde de su túnica, la alegría a pesar de la tristeza como las flores con los colores de la bandera vaticana, y la figura de ese hombre ilustre que también soporto en las montañas una guerra y cuyo nombre debería de figurar a la par de tantos otros hombres y Siervos de Dios que dieron su vida por el reino de Cristo en las montañas de nuestro país.