Este martes, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aprobó sanciones en contra Rosario Murillo, Esposa del dictador nicaragüense Daniel Ortega, y Néstor Moncada Lau, secretario privado del mismo, “por desmantelar de forma sistemática las instituciones democráticas y saquear la riqueza de Nicaragua para consolidar su control en el poder”, se lee en la orden ejecutiva firmada por Donald Trump.

Así mismo, a través de la orden, el presidente de Estados Unidos cataloga la crisis sociopolítica de Nicaragua como una amenaza para la seguridad del país norteamericano. "Yo, Donald Trump, como presidente de Estados Unidos, considero que la situación en Nicaragua (...) constituye una extraordinaria e inusual amenaza para la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos y, por tanto, declaro una emergencia nacional para lidiar con esta amenaza".

Con estas sanciones, todos los bienes y activos de Rosario Murillo y Moncada Lau bajo jurisdicción de Estados Unidos permanecerán congelados, además de impedir a personas y entidades estadounidenses a hacer negocios con ella.

Más tarde, el gobierno sandinista respondía a las sanciones impuestas a la esposa del dictador con el trillado discurso de "rechazo contundente de la injerencia y la política intervencionista de la potencia imperial norteamericana, contra Nicaragua".

Antes de cerrar el día, la cámara baja del congreso estadounidense, aprobó la ley Magnitsky Nica Act, que originalmente solo provocaría que Estados Unidos vote en contra de los préstamos que el gobierno de Nicaragua solicite ante organismos financieros internaciones, sin embargo, con la fusión de la ley Magnitsky, esta también sancionará a todos los funcionarios públicos del gobierno orteguista que se hayan visto involucrados en actos de corrupción y violación a los derechos humanos.

La ley deberá ser aprobada finalmente por otra parte del congreso, y firmada en un plazo de 10 días por el presidente Donald Trump para entrar en vigencia oficialmente.