Monseñor Carlos Áviles, Provicario de la  Arquidiócesis de Managua y vocero de la Curia Arzobispal dijo que  los gobiernos no pueden “manipular a Dios ni a la religión”, ya que “la palabra de Dios es clara”.

Palabras que hacen eco sobre las intervenciones en los medios de propaganda del régimen donde  Rosario Murillo, Vicepresidenta y vocera del régimen,  pregona versículos bíblicos que en muchos casos sus acciones contradicen el amor que dice sentir hacia Dios

“No se puede manipular a Dios ni a la religión, la palabra de Dios es clara. Su ley es el amor, y el mínimo de amor es hacerle justicia a tu prójimo, es ayudar a tu prójimo, servir a tu prójimo, que muestre el gobierno que tan justo ha sido”, manifestó monseñor Áviles.
A la pareja dictatorial de Nicaragua, Daniel Ortega y Rosario Murillo no les tembló la mano para enviar a sus “escuadrones de la muerte” y asesinar a los nicaragüenses que protestaban en su contra, por mantener su ambición al poder.

Para  monseñor Áviles, los gobernantes “deben de pensar en su prójimo y sacrificarse por su pueblo y no estén de egoístas”.

“Cada quien es responsable de sus propios actos. Si tú eres responsable del destino de un país, tú debes de responsabilizarte de los actos. Ahorita puede ser que como nicaragüenses todos paguemos las consecuencias, pero el responsable es el gobierno, el presidente, ellos tienen que hacer las acciones necesarias, para que la nación camine bien”, expresó.