Fotografía Archivo/Conferencia Episcopal de Nicaragua



Los Obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, realizaron su asamblea ordinaria anual, del 12 al 14 de noviembre, donde analizaron el trabajo pastoral realizado durante este año 2018 y planificaran las acciones pastorales del próximo 2019.

Monseñor Herrera: “El Papa Francisco, nos manda la bendición y un acompañamiento a nosotros los obispos”

Monseñor Carlos Herrera, Obispo de Jinotega y quien recientemente participó del Sínodo de los Obispos en Roma sobre el discernimiento, la juventud y las vocaciones presidió la Santa Eucaristía la mañana del martes doce de noviembre y dijo al iniciar su homilía que “El Papa Francisco, nos manda la bendición y un acompañamiento a nosotros los obispos y al pueblo nicaragüenses, esperando y confiando en el Señor que en el espíritu del discernimiento y de la resolución de todo lo que estamos viviendo” puntualizó.

La asamblea anual del episcopado nicaragüense es un espacio para analizar, evaluar y retomar los logros, así como ver las realidades que se enfrentan en el país, sobre todo en estos momentos donde se vive la pastoral de emergencia producto de la crisis social y política que vive Nicaragua desde el pasado mes de abril.

Monseñor Vivas Robelo: “Tengamos un corazón abierto para con quienes piensan como nosotros o nos adversan”

Por su parte el Obispo de León, Monseñor Bosco Vivas Robelo, presidió el rezo de Laudes y la Eucaristía del miércoles catorce de noviembre, diciendo que “para Dios, no hay acepción de personas, y quiere que manifestemos este amor a todos, que abracemos con el sentimiento de una caridad autentica a cualquier ser humano, de cualquier condición, raza, incluso religión que esta persona sea, que tengamos un corazón abierto para con quienes piensan como nosotros o nos adversan, para todos tenemos que tener sentimientos de acogida, sentimientos buenos” manifestó el obispo con mas años en el gobierno eclesiástico en Nicaragua.

Cardenal Brenes, “Agradecemos sus oraciones, su afecto y cercanía”

Tras concluir la Asamblea ordinaria, los obispos de Nicaragua, brindaron un mensaje al pueblo de Nicaragua, en su calidad de presidente de la Conferencia Episcopal, el arzobispo de Managua, dijo que “Queremos decirles a todos ustedes cuánto les amamos. Les agradecemos su oración, su afecto, su cercanía, sus oraciones. Y queremos también decirles que queremos estar siempre cerca de ustedes. Queremos siempre seguir anunciándoles a Jesucristo” manifestó el purpurado nicaragüense.

El Cardenal Brenes continuó manifestando que esta asamblea ordinaria “Fueron tres días de reflexión, fraternidad, en los cuáles hemos sentido la presencia del Espíritu que nos ha ido guiando. Y nos disponemos a regresar a nuestras iglesias particulares (Diócesis) para seguir acompañándolos” concluyó.