La mañana del viernes veintitrés de noviembre en el municipio de El Sauce, lugar donde se ubica el Santuario Nacional del Señor de los Milagros se desarrolló un Viacrucis penitencial.

El Padre José Barrera dijo que “El Viacrucis es la oración sacramental mas fuerte dentro de nosotros los católicos, es hacer memoria de la pasión y muerte de nuestro señor Jesucristo, por eso la iglesia contempla el viacrucis para meditarlo en el trabajo diario para la conversión” dijo el clérigo que sirve en la parroquia perpetuo socorro de la zona central de León.

Por su parte el Padre Norwin Espinoza, rector del Santuario Nacional del Señor de los Milagros dijo que “El Obispo (Monseñor Bosco Vivas) quiso recordarnos el sufrimiento, las dificultades que pueda atravesar cualquier persona, el viacrucis nos recuerda las angustias, los dolores, de la iglesia, nos sumamos al éxodo de miles que tienen que huir del país para mejorar su realidad, y pedimos al señor por la paz del país” concluyó.

 Viacrucis un momento de encuentro personal con el buen Dios.



Un altar muy propio fue el de doña María Luisa López, quien nos cuenta que desde que san Juan Pablo Segundo, estaba vivo, le tenía mucho cariño y dice que cada año que hay viacrucis ella lo saca a la calle de su cuarto quien pasa todo el año junto a una imagen del divino niño.

Estiven Palle, llegó hasta el Sauce es originario de la parroquia San Nicolas de Tolentino del municipio de La Paz Centro y dijo que “el viacrucis lo vivimos como una forma de reflexionar, Atraves de la devoción popular que la iglesia nos ofrece” concluyó.

Este Viacrucis mariano se desarrolló en el marco del congreso mariano que vive la Diócesis de León del 18 al 25 de noviembre.