A las tres de la tarde del sábado 24 de noviembre desde las playitas en Corinto zarparon alrededor de 35 lanchas, hasta el Viejo Puerto de El Realejo en Chinandega, donde feligreses con cantos, rezo del Santo Rosario y vivas a la Virgen recordaron que hace 456 años llegó la venerable imagen de Nuestra Señora del Trono a Nicaragua.




En el Realejo la esperaban cienes de fieles que junto al presbítero Eduardo Suazo, párroco de este municipio realizaron una procesión por las calles del pueblo y participaron de una solemne Eucaristía presidida por el Obispo de León.

“La procesión acuática se realiza por iniciativa de periodistas chinandeganos que se unieron y decidieron iniciar la actividad religiosa de piedad popular y desde hace tres años la imagen replica de Nuestra Señora del Trono, participa de la procesión acuática que sale de las playitas Corinto hasta llegar por mar al antiguo puerto de posesión de El Realejo” dijo el clérigo.

Por su parte Monseñor Bosco Vivas Robelo, invitó a los fieles a “abrirnos a la esperanza, para un encuentro personal con cristo, teniendo una actitud de humildad para reconocer nuestras fallas y reconociéndonos todos débiles, buscar el socorro de nuestra madre santísima” puntualizó.


Carol Munguía, una de las periodistas iniciadoras de la tradicional procesión acuática dijo que “esta es una manera novedosa de evangelizar y decirle a la gente que Atraves de María vamos a Jesús, es un camino para que muchos nos convirtamos y busquemos la salvación eterna”.