El cardenal arzobispo de Managua, Leopoldo Brenes pidió en una entrevista brindada a medios de comunicación el segundo domingo del tiempo de adviento, en el marco de las recientes celebraciones de la Solemnidad de la Virgen María Inmaculada, “que la Santísima Virgen nos ampare, nos cubre y nos proteja con su manto para que día a día podamos ir adelante construyendo este país, en armonía, en paz y en fraternidad” puntualizó

“En este tiempo de adviento, es un tiempo de reconciliación, un tiempo de ir fortaleciendo la paz e ir perdonándonos” dijo el purpurado a los medios de comunicación.

 Respecto al perdón, el arzobispo metropolitano manifestó que “no es fácil, sobre todo para las familias de los heridos, muertos y prisioneros de esta crisis” Pero recordó al pueblo, que “también la Virgen sufrió ofensas, desprecio, y la muerte de un hijo”

“El perdón no es humano”, dijo, “el perdón es divino, la Virgen tuvo la gracia del Espíritu Santo, no fue fácil para ella, ver a su hijo arrastrado llevando una cruz, ella es la Mujer del silencio y del perdón, el perdón, no se logra de un día al otro. Se va trabajando poco a poco” finalizó el presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua.