Daniel Ortega, el presidente que Nicaragua rechaza por la represión violenta que desató desde abril pasado, en un acto político durante la clausura del XVI Congreso de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN) la noche de ayer tres de diciembre acusó a los obispos de haber alentado tranques y ponerse del lado de los “golpistas”, asimismo retomó las palabras de Jesús: Perdónalos que no saben lo que hacen.

Ortega además justificó la peor masacre de la historia de Nicaragua que realizó desde abril pasado, y atacó nuevamente a los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, a quienes le llamó “criminales y terroristas”.

Además, acusó a los obispos y dijo que "No tienen nada de cristianos, tienen mentalidad terrorista y criminal", afirmó el dictador Ortega, quien volvió a callar sobre las sanciones que realizó el gobierno estadounidense en contra de su esposa, Rosario Murillo y su asesor personal, Néstor Moncada Lau.

El presidente ortega, que carece de legitimidad popular también arremetió la noche de ayer contra su hermano, el exjefe del Ejército de Nicaragua, Humberto Ortega, “El general del Ejército era Humberto Ortega, que con la salida del gobierno decidió pasarse con quienes habían ganado las elecciones, y pasó a ser uno más al servicio del imperio", manifestó Ortega a quien lo calificó de ser “un peón de la oligarquía y el imperialismo”.

Por otro lado, el eterno estudiante sandinista, Luis Andino en el acto político pidió al Consejo Nacional de Universidades, (CNU) eliminar a la Universidad Centroamericana, UCA, de la asignación presupuestaria del 6% constitucional.