Culminamos el año 2018 con una gesta histórica en Nicaragua. La rebelión del pasado mes de abril transformó las conciencias de miles de ciudadanos,  evidenció la feroz manipulación populista de la que la patria venía siendo víctima, por manos de los que abusando en  nombre de Dios y de la necesidad de la gente veían a esta tierra como su finca ganadera.

Este espacio virtual, surgió como una necesidad de continuar informando lo que sucede en nuestro contexto social, reflexionando desde la Doctrina de la Iglesia con fundamentos teológicos lo que sucede en el país   y  denunciando todas las violaciones a Derechos Humanos que se han cometido durante la crisis social y política que vive Nicaragua, también hemos compartido temas de actualidad de la  región centroamericana.

 El Santo Padre Francisco ha manifestado en reiteradas ocasiones que prefiere una iglesia accidentada a que esté cómoda, en Nicaragua los Obispos, Sacerdotes, Religiosos y Religiosas han ido construyendo  una Iglesia En Salida, la que ha sido calumniada, perseguida y profanada por los que dirigen la noche oscura como llamaría San Juan Pablo Segundo al gobierno de Ortega en la década de los ochenta.

Que el Dios de la Vida al iniciar este año 2019 nos  de energía, fuerza y coraje para seguir compartiendo con ustedes reflexiones que nos permitan tener una perspectiva amplia sobre lo que sucede en el país y que sigamos produciendo y compartiendo con ustedes información desde el contexto social.

Finalmente, nos queda recordar que así como Cristo se enfrentó a la tentación del maligno en el desierto con esa fe inquebrantable en su Padre Dios (Cf. Mc 1, 12-13; Mt 4, 1-11; Lc 4, 1-13), igualmente nosotros, como seguidores suyos que somos, estamos llamados a enfrentar el poder del mal con la misma fe porque solo así podremos vencerlo y vivir en una sociedad de justicia y paz.

Que María madre de Dios, nos obtenga de su Divino Hijo el don de la justicia y la paz para para todos los nicaragüenses.