Monseñor José Luis Escobar Alas, arzobispo de San Salvador, dio a conocer durante su acostumbrada homilía de los domingos un mensaje de la Conferencia Episcopal de El Salvador con motivo de las próximas elecciones presidenciales del 3 de febrero.

El religioso analizó el ambiente electoral que vive el país como delicado debido a la frustración que experimenta la población.

Alas atribuyó la frustración de los salvadoreños a sentirse defraudados por los partidos políticos y la corrupción de sus dirigentes, con el agravante de la violencia que se vive en los territorios, factores que vuelven insoportable la situación.

“Debemos dar nuestro voto a quien tenga la valentía necesaria para afrontar en sus raíces el gravísimo drama de la violencia que no solo arrebata miles de vidas cada año, sino la esperanza de poder vivir en paz”, dijo el arzobispo.

El religioso afirmó también que el próximo presidente debe afrontar desafíos importantes, como la garantía del derecho a la vida, el agua potable como un bien público, la salud, educación de calidad y la protección del medioambiente.

Otro de los temas importantes que, a juicio de Alas, debe ser prioritario en la agenda de quien asuma las riendas del Ejecutivo para el próximo quinquenio es construir un sistema tributario justo que obligue a pagar sus impuestos a los que más tienen, en favor de los que viven en situación precaria, una jubilación digna y justa para los trabajadores, entre otros.

“Hemos hablado de derechos, pero estos conllevan los correspondientes deberes que debemos cumplir, no solo en forma individual sino como pueblo, porque, como tantas veces repetía Monseñor Romero, ‘Dios quiere salvarnos como pueblo’. Entre tantas enseñanzas admirables de nuestro santo, profeta y mártir”, consideró el jerarca católico.

Escobar Alas afirmó que a la Iglesia le preocupa y duele la muerte de jóvenes a causa de la violencia. Asimismo, mostró su solidaridad con las familias de las víctimas y pidió que estos hechos se investiguen.

El prelado externó que la incapacidad de los gobiernos por no dar solución al problema de la delincuencia desde hace varias décadas deja entrever que esta situación puede usarse para obtener réditos político-partidistas.

“Soluciones verdaderas nunca han habido, entonces, la pregunta es: ¿será que no les interesa a las autoridades y por ello no han querido?, yo pienso que han tenido voluntad, pero no la capacidad, y no hablo de un gobierno sino de todos los que han tenido lugar después de los Acuerdos de Paz”, indicó Alas.

Otro de los sucesos sobre los que opinó el arzobispo fue la salida de una nueva caravana hacia los Estados Unidos la semana pasada, lo que consideró preocupante, ya que jóvenes, niños, mujeres en cinta y personas con discapacidad optan por la migración a causa de la violencia, falta de oportunidades de superación, entre otros. Para Escobar Alas, los gobernantes que asuman el próximo quinquenio deben tomar cartas en el asunto y procurar oportunidades de estudio para los jóvenes, empleo para los adultos y superación para todos los salvadoreños con el fin de frenar la migración.