Purísima Inmaculada, Madre de Dios y Madre nuestra. Nuestra Señora de la Limpia Concepción, Patrona de nuestra Patria; hoy alzamos nuestros ojos y nuestros brazos hacia tí... Madre de la Esperanza, de los pobres y de los peregrinos, escúchanos...


Hoy te pedimos por Nicaragua, por nuestro pueblo. Ilumina nuestra patria con el sol de justicia, con la luz de una mañana nueva, que es la luz de Jesús. Enciende el fuego nuevo del amor entre hermanos.


Unidos estamos bajo el azul y blanco de nuestra bandera, los colores de tu manto, para contarte que: hoy falta el pan material en muchas casas, pero también falta el pan de la verdad y la justicia en muchas mentes. Falta el pan del amor entre hermanos y falta el pan de Jesús en los corazones.


Te pedimos madre, que extingas el odio, que ahogues las ambiciones desmedidas, que arranques el ansia febril de solamente los bienes materiales y derrama sobre nuestro suelo, la semilla de la humildad, de la comprensión. Ahoga la mala hierba de la soberbia, que ningún Caín siga plantando su tienda sobre nuestro suelo, pero tampoco que ningún Abel inocente siga bañando con su sangre nuestras calles.


Haz madre que comprendamos que somos hermanos, nacidos bajo un mismo cielo, y bajo una misma bandera. Que sufrimos todos juntos las mismas penas y las mismas alegrías. Ilumina nuestra esperanza, alivia nuestra pobreza material y espiritual y que tomados de tu mano digamos más fuerte que nunca: ¡MARÍA DE NICARAGUA! ¡NICARAGUA DE MARÍA!