El obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, monseñor Silvio Báez, dijo este domingo desde la parroquia Nuestra Señora del Pilar en Managua “que toda reforma al sistema tributario tiene que buscar el bien de toda la población y no solamente un fin recaudatorio”.

“No nos olvidemos que en Nicaragua el problema es político y no se puede arreglar de esta manera (con la reforma tributaria), hay que afrontarlo como se debe”, agregó el obispo.

Una “reforma tributaria es válida y es socialmente aceptable cuando beneficia a la población, pero la reforma que se está promoviendo, según lo dicho por especialistas, va a poner en peligro a muchas empresas que van a tener que cerrar o irse del país”, añadió Báez. 
La reforma tributaria “tiene que pensar también en los empleos, en la solidez y el futuro de las empresas, en el alza de los precios y lo que va a costarle a la gente”, destacó. 

La reforma, de ser aprobada en la Asamblea Nacional, “va a crear un gran desempleo, estamos viendo cómo va a subir el precio de muchos de los productos de la canasta básica”, recalcó el líder religioso.