Triana D´anda | @Yasira7


Para cerrar el mes de febrero la asamblea Nacional aprobó la ley de Concentración tributaria la cual entro en vigencia este jueves 28, la cual el mismo día fue publicada en la Gaceta Diario Oficial.

Esta reforma viene a reducir los productos de consumos de la población exentos con el impuesto al valor agregado (IVA) por lo cual varios productos alimenticios tendrán que pagar un valor agregado que antes no pagaban.

El papel higiénico, jabón, detergente, pasta y demás productos de uso personal quedan gravados con un 15% de producción nacional, producto de la reforma se estipuló un incremento en el Pago Mínimo Definitivo del Impuesto Sobre la Renta de 1% a 3% para grandes contribuyentes y de 1% a 2% para los principales contribuyentes. Además de incrementarse el Impuesto Selectivo al Consumo para las aguas gaseadas, bebidas azucaradas a base de concentrados artificiales y a base de pulpas de frutas. Estas bebidas pasarán a pagar un ISC del 9% al 11%, del 11% al 13%, y del 13% al 15% y las bebidas alcohólicas incrementaran el pago por ISC las cuales pagaran adicionalmente 50 córdobas por cada litro alcohol absoluto.

El impacto a la población

Con la aprobación de esta reforma el bolsillo del nicaragüense se verá gravemente afectado ya que los costos de materias primas se elevarán y conllevarán a impactos negativos para el sector industrial y laboral.

Los alimentos de consumo afectados serán: Cortes especiales de res, Costilla de res, lengua, filete y pechuga de pollo, chuleta de cerdo, costilla de cerdo, tocino, estos por parte del sector de carnes. También el aceite vegetal, pan simple, bebidas a base de pulpa naturales, bebidas a base de leche y café. A estos también le agregamos los granos básicos como arroz, azúcar, avena, soya, pinol entre otros derivados.

Este cambio abrupto podría tener graves consecuencias a la economía del país que apenas se sostiene en la actualidad. Ya que ahora hasta el vestuario y calzado tendrán que pagar un impuesto más elevado.

Enfrentar la situación

Para que la economía de nuestro hogar no se venga abajo deberemos como nicaragüenses planificar correctamente los gastos desde la perspectiva personal hasta el ahorro efectivo en el hogar para evitar caer en una crisis profunda.