Los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua anunciaron este viernes que no participarán en las negociaciones entre el régimen de Daniel Ortega y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, luego de ser invitados por las partes el pasado lunes.

Los prelados argumentan lo expuesto en su comunicado del 4 de marzo que “en este momento histórico nuestro mayor aporte como pastores de la iglesia que peregrina en Nicaragua, seguirá siendo acompañar al pueblo en sus sufrimientos y dolores, en sus esperanzas y alegrías y elevando nuestras plegarias de intercesión para que Nicaragua encuentre caminos civilizados y justos para una solución pacifica en vista al bien común”.

“En consecuencia, deseamos que este esfuerzo llegue a buena meta e informamos que hemos respondido a la carta recibida, comunicando a los participantes que no estaremos presentes físicamente en el foro de negociación, pero acompañaremos como pastores estos momentos cruciales de nuestra patria ejerciendo nuestra misión profética y dedicándonos a la oración y al ministerio de la palabra”, explican los obispos.

Pese a rechazar la invitación de las partes, los obispo llaman al pueblo creyente a asumir con responsabilidad la situación del país y llaman a los negociadores a llegar acuerdos para tener justicia y verdad.

“Sentimos que deben ser los laicos los que asuman directamente la responsabilidad de gestionar en este momento las cosas temporales de la nación. Esperamos que estas negociaciones tengan este espíritu de búsqueda de la verdad y la justicia”, expresó la CEN.
La presencia de la Conferencia Episcopal era considerada clave por la Alianza Cívica dado que brindaría credibilidad al proceso. Los líderes evangélicos también fueron invitados, pero no han respondido formalmente a la solicitud.

Monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, quien no participó en la reunión de los obispos realizada esta mañana en el Seminario de Fátima, respaldó la decisión de la Conferencia Episcopal.