El obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Silvio Báez, llamó este domingo a los fieles católicos de Nicaragua a no ser “indiferentes frente a las víctimas” de la crisis sociopolítica que vive el país.


“Nosotros, que creemos en el crucificado (Jesucristo), no podemos olvidar, ni ser indiferentes frente a las víctimas crucificadas de hoy, frente a los presos políticos, frente a los que todavía se ocultan temerosos”, dijo Báez al oficiar una misa.

El llamado de Monseñor Báez también fue para no olvidar ni ser indiferentes “frente a las madres que lloran a quienes fueron asesinados por la represión, frente a un pueblo que no se le deja de seguir, frente a una sociedad que se encamina al despeñadero”.

“Hoy contemplamos a Cristo en nuestro pueblo, y lo contemplamos para proclamar que Dios está de parte de la víctima, no del verdugo, que está de parte del último, del empobrecido, del manipulado ideológicamente, del que sufre desconsolado, del que no tiene esperanza, del martirizado todavía hoy”, sostuvo.