Cada Lunes Santo la imagen del Señor del Consuelo de la Reseña sale a recorrer las calles de la Ciudad de León, en la ya tradicional procesión en cumplimiento de la promesa que hiciera Monseñor Gordiano Carranza para salvar al pueblo de la peste del cólera que ya había cobrado muchas vidas en 1867.

Cada año la iglesia y la feligresía católica se preparan para celebrar a lo grande esta hermosa festividad religiosa que se ha caracterizado por ser una de las principales procesiones de Semana Santa en León.

El rector de la iglesia San Felipe Apóstol y Vicario de la Diócesis de LeónMonseñor Silvio Selva, cuenta que la imagen del Señor de la Reseña es emblemática por el cumplimiento de esa promesa que hiciera el también iniciador del grito de “¿Quién causa tanta Alegría?” en Nicaragua, Monseñor Carranza, y que a la fecha se mantiene como una tradición de Semana Santa y para combatir las nuevas pestes que afectan al mundo actual como el alcoholismo, las drogas, la prostitución y los problemas que venimos enfrentando como País.

Sucediendo la desgracia del cólera morbo, que estaba matando a gran cantidad de gente en la ciudad de León y en el barrio de San Felipe, Monseñor Gordiano Carranza le dice al Nazareno: '¡Si tu paras esta peste que está destruyendo a tus hijos, yo te prometo y te ofrezco solemnemente hacerte la procesión de penitencia todos los Lunes Santos!' El milagro se dio y la imagen va con la mano izquierda apaciguando, deteniendo, implorando la peste del cólera que se vaya y sane a todos los enfermos”, relata Monseñor Selva.

 León es una ciudad completamente religiosa, tanto la iglesia como la universidad tienen una gran unidad, porque la universidad nace de la iglesia, porque no se puede hablar de León sino se habla de la iglesia y esa iglesia, la iglesia diocesana de León es el centro de la religiosidad de Nicaragua, sus iglesias, sus campanarios, sus campanas, sus eucaristías todos los días, sus templos que son Gloria para Dios y para la ciudad anuncia la presencia de una identidad religiosa”, subraya el clérigo.

Cabe señalar que la procesión que recorre las calles centrales del barrio San Felipe, va acompañada de música sacra interpretada por fieles que acompañan el tradicional recorrido.

Asimismo, un grupo numeroso de cargadores se turna para llevar sobre sus hombros las imágenes que son parte de esta procesión, esto como pago de penitencias y promesas a nuestro Señor Jesucristo.