Monseñor Silvio José Báez confirmó este miércoles que la embajada de Estados Unidos en Managua le confirmó en junio del 2018 que había un plan para asesinarlo.

“La Embajada me lo comunicó a un nivel de alta certeza de la seguridad americana. Yo se lo comuniqué al cardenal (Leopoldo Brenes) y a la Conferencia Episcopal”, aseguró el obispo.

El prelado indicó que de parte de la Embajada le dijeron cuándo y cómo podría ejecutarse el plan.

A inicios de este mes, Laura Dogu, exembajadora de Estados Unidos en Nicaragua, relató a un medio estadounidense que antes de terminar su trabajo diplomático fue “objeto de un plan de asesinato” dirigido contra líderes, entre quienes estaba el obispo auxiliar Silvio Báez, a quien identificaban como parte del movimiento antigubernamental.

Esta no es la primera vez que el obispo recibe amenazas de muerte, según confirmó. Constantemente, por medio de redes sociales y en celular, recibe intimidaciones.
Así mismo expuso que en el apartamento en el que vive ha visto drones vigilándolo y motorizados en varias ocasiones han entrado al parqueo en actitud amenazante.

Todas estas amenazas el obispo Báez se las hizo saber al papa, quien le pidió que se vaya a Roma por un tiempo indeterminado. La salida de Báez de Nicaragua será luego de las fiestas de Pascua.