Eran las doce del mediodía del 30 de mayo del 2018, miles de nicaragüenses se reunían en diferentes puntos de la carretera a Masaya en managua, para iniciar la marcha de las Madres de Abril, la más grande en los últimos diez años en Nicaragua, pues asistieron según expertos más de un millón de ciudadanos que exigían y siguen pidiendo la salida del presidente Ortega del poder.

Día de la Madre, marchas, protestas, represión, bala y heridos en Nicaragua

Esa jornada histórica de movilización ciudadana terminó con un ataque a balazos, en el sector de la Universidad Nacional de Ingeniería y Universidad Centroamericana, dejando varios muertos y heridas de gravedad, incluidos algunos con tiros en la cabeza.



La manifestación de las Madres de Abril se organizó en ocasión del Día de las Madres en Nicaragua, y comenzó en la rotonda Jean Paul Genie, para terminar en la UCA. Al finalizar la tarde, desde el sector de la UNI los manifestantes sufrieron un ataque a balazos.

Las madres encabezaban la marcha con fotografías de sus hijos asesinados. Adelante y atrás de ellas, la población desbordó los seis carriles de Carretera a Masaya, más los otros cuatro carriles de la marginal.



Ese mismo día Monseñor Silvio José Báez, escribía en su cuenta oficial de Twitter "El padre José Idiáquez, rector de la UCA de Managua, me acaba de confirmar masacre en la zona universitaria. 'Turbas del gobierno están disparando a matar'. Decenas de heridos", denunciaba por Twitter el arzobispo auxiliar de la capital nicaragüense. Más tarde de ese 30 de mayo, el padre Jesuita Idiáquez informó que cerca de 5.000 personas habían tenido que refugiarse en la universidad.

La noche cayó sobre Managua en medio de ataques, con varios edificios vinculados al gobierno incendiados y con las calles prácticamente desiertas, con buena parte de la población resguardándose temerosa en sus casas por las noticias de ataques de hombres armados.

A un año de esta histórica movilización se ha dejado claro que el movimiento ciudadano Azul y Blanco, lejos de haber perdido fuerza, es capaz de poner en las calles a muchísima más gente que el partido de gobierno.