Las Diócesis de San Miguel y la Arquidiócesis de San Salvador han sumado dos nuevos espacios de acogida para recibir a migrantes y refugiados que ameritan este servicio. Estos se vienen a agregar al de la Diócesis de Chalatenango inaugurado semanas atrás.

“Damos las gracias porque la parroquia se vuelve un lugar de acogida, como parte de una red de parroquias que pasa por las Cáritas Diocesanas, diciendo aquí estamos como Iglesia, atendiendo el llamado del Papa Francisco y siendo congruentes con el Evangelio”, expresó el Director Nacional de Cáritas de El Salvador, durante el acto inaugural del espacio de acogida en una parroquia de la Diócesis de San Miguel.

Por su parte la representante de ACNUR en El Salvador, Elisa Carlaccini explicó que este es el tercer espacio que se habilita, en coordinación con parroquias y Cáritas, para recibir a migrantes y refugiados que lo necesiten. “Significa que, aunque simbólicamente, porque son espacios pequeños, estamos dando una respuesta en aquellos lugares donde hay más necesidad. Y aunque esto es positivo es difícil constatar la necesidad de habilitar estos espacios, porque ello indica que hay una creciente necesidad de situaciones de violencia que obligan a las personas a abandonar sus hogares”, manifestó Carlaccini.

Los espacios han sido habilitados y amueblados con el apoyo de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en coordinación con parroquias de las referidas Diócesis y Cáritas en El Salvador. Esto es parte de una red de parroquias que se promueve para que las personas que se ven forzadas a abandonar, por diversas circunstancias, su hogar o país, encuentren un sitio donde tener un respiro para continuar sus viajes.