La mañana de hoy en la Asamblea Nacional quedó aprobada este sábado en la Asamblea Nacional la cuestionada Ley Amnistía promovida de manera unilateral por el régimen Ortega-Murillo, y calificada como un instrumento para garantizar impunidad a los perpetradores de la brutal represión registrada en Nicaragua a partir del  18 de abril del año pasado.  


La ley presentada el viernes por los 71 diputados sandinistas y el camaleónico Wilfredo Navarro fue aprobada en tan solo 24 horas por el Poder Legislativo, órgano que no suele sesionar en tiempos extraordinarios, mucho menos en fines de semana como ha ocurrido en este caso. 


Navarro defendió la aprobación unilateral de la amnistía repasando el pasado de corrupción de gobiernos de los que él fue parte y acusando, sin dar nombres, a colegas diputados de haber sido partícipes del intento fallido de golpe de Estado, financiando los tranques.


«Aquí hay diputadas y diputados, y del PLC, que ya van por su segunda amnistía, Maximino (Rodríguez) ya va llevar su segunda amnistía con esta, porque lo beneficia, porque me estaban diciendo que él patrocinó los tranques de Sébaco y está atenido a ese beneficio, y en Chinandega hay una diputada, aquí todo se sabe, y también tiene el beneficio de la amnistía, y repartiendo riales en Chichigalpa», acusó Navarro.


Luego, en un aparente acto de sinceridad, Navarro lanzó intrigas contra la Alianza Cívica llegando a afirmar que tildan de «lacras políticas» a los miembros del PLC y que han pedido priorizar la liberación de 32 presos políticos «de importancia» y en la que supuestamente no estaba incluido el líder campesino Medardo Mairena.


Wálmaro Gutiérrez cerró el debate de la ley hablando de «conceder el perdón» como acto de humanismo para liberar a los presos políticos, pese a que la amnistía no ha sido el recurso legal demandado por los familiares de las víctimas de la represión y por los mismos presos políticos.


REPROCHE AL PLC


El primero en tomar la palabra fue el sandinista Edwin Castro para atacar a los medios de comunicación y a los diputados del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) quienes rechazaron iniciativa de amnistía mediante un comunicado.


«Estamos ante un acto soberano, de este poder del Estado, basado en nuestra Constitución Política… Un acto que ha sido falseado por algunos medios de comunicación con mentiras como siempre; pero lo que más nos llama la atención es que nuestros colegas del PLC el día de ayer sacaron un comunicado, el cual rechazamos por sus falsedades, argumentos mentirosos; y aclaramos a nuestros pueblo que esos diputados de esa bancada hoy ni siquiera quieren proteger a sus militantes», expresó Castro.


«Que lo sepan esos militantes del PLC que sus diputados los han abandonado», continuó el veterano de la bancada orteguista tras decir que con les «duele tener que amnistiar a asesinos confesos de policías, a torturadores del colegio San José que asesinaron a Bismarck, pero estamos conscientes que el de la patria vale más


«Decirles a nuestros presos políticos no los hemos abandonado» ripostó la diputada María Haydeé Osuna del PLC antes de dar lectura al comunicado de la bancada en el que expresa que el partido «rechaza rotundamente» la aprobación de la ley porque la exposición de motivos no se corresponde con la realidad y porque «se pretende dejar libres e impunes a los verdaderos culpables de los delitos de lesa humanidad… bajo el pretexto de una amnistía amplia a fin de llevar paz y estabilidad social».


RECHAZO INTERNACIONAL


La amnistía orteguista generó reacciones al más alto nivel internacional. La alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, advirtió que “Las amnistías por graves violaciones de derechos humanos están prohibidas por el derecho internacional. Estas generan impunidad, lo que puede llevar a más violaciones”. 


La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) coincidió las víctimas de la represión tienen derecho al esclarecimiento de la verdad y a garantías de no repetición, “cualquier mecanismo que impida u obstaculice el ejercicio de estos derechos.