La mañana de este sábado 8 de junio, el obispo de la Diócesis de Matagalpa,  Mons. Rolando Álvarez, ordenó diáconos a tres seminaristas, Matilde Elías Gutiérrez, originario de Rancho Grande, José Luis Díaz, de la zona rural de la parroquia San Antonio de Padua en Matagalpa y Fernando Calero de la parroquia San José Obrero, El Tuma.
Los nuevos servidores del altar, ordenados en vísperas de Pentecostés,  serán admitidos al orden sacerdotal en Noviembre, tras cumplir el tiempo específico de pastoral diaconal, que ordena la iglesia católica en la Diócesis de Matagalpa.

“Los diáconos participan de una manera especial en la misión y la gracia de Cristo. El sacramento del Orden los marca con un sello que nadie puede hacer desaparecer y que los configura con Cristo que se hizo diácono, es decir, el servidor de todos”, aseguró Monseñor Rolando, en la homilía dirigida a los ordenados.
“Los diáconos cumplen una triple función. Servidores del altar, colaborando en la liturgia. Servidores de la Palabra, como profetas, anunciando y denunciando. Profetas. El Antiguo Testamento nos habla de Samuel, quien siendo un muchacho al servicio del  sacerdote y del santuario, fue llamado por su nombre y responde al llamado habla, que tu siervo escucha encontrado en 1 Sam 3, 10. De esta forma, se convierte en un profeta, comprendiendo su condición de profeta como la de servidor de Dios. El profeta es quien lleva la Palabra de Dios, no dice sus propias palabras, sino que habla lo que Dios quiere decir a su pueblo”, añadió Álvarez.

“Queridos hermanos todos, en las primeras Vísperas de la Solemnidad de Pentecostés, el Señor derramará el Espíritu Santo sobre estos hermanos, unámonos en una súplica para que estos nuevos diáconos de la Iglesia, sean fortalecidos con los siete dones y vivan con coherencia el ministerio. Que la Virgen María, sierva por excelencia del Señor, Madre de la Iglesia, quien junto a los Apóstoles, perseveraba en la oración,  interceda para que estos hermanos nuestros y para que todos nosotros aquí presentes y para que todos aquellos que nos acompañan a través del ambiente mediático, recibamos una nueva efusión del Espíritu Santo”, dijo el prelado al terminar la homilía.

La celebración eucarística de ordenación diaconal fue concelebrada por el clero diocesano y contó con la presencia de todos los seminaristas menores y mayores de la Diócesis de Matagalpa.

Álvarez agradece a los nuevos diáconos




"Amadísimos muchachos, quiero agradecerles su generosidad, ya que después de haber escuchado el llamado y tras un proceso de discernimiento, hoy dan el primer paso para consagrar sus vidas al servicio de Dios y de su reino. Ustedes muchachos han sido llamados por el Señor y se han puesto en actitud de escucha. La respuesta que hoy ustedes dan, nace de la humilde actitud del que está dispuesto a escuchar”, dijo Mons. Álvarez a los nuevos servidores del altar.

¿Qué es ser Diácono?

Diácono es un Clérigo católico que ha recibido la segunda de las órdenes mayores que otorga la Iglesia y que tiene entre sus funciones anunciar el Evangelio, bautizar, asistir al sacerdote en el altar, distribuir la comunión y dar testimonio cristiano ayudando a los más pobres.