El régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo ha intensificado en los últimos meses el espionaje a sacerdotes de la Iglesia Católica en toda la provincia eclesiástica de Nicaragua, así lo han informado varios clérigos.

“En las mayorías de las iglesias de Estelí, Madriz y Nueva Segovia, vienen hombres de civil, que la gente reconoce como agentes de la policía nacional a grabar las homilías, los tenemos en todas las misas, toman fotos y vídeos” dijo un sacerdote de la Segovia que pidió su anonimato.

Monseñor Juan Abelardo Mata, obispo de Estelí, informó que en el seno de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), los obispos analizan el problema del asedio, acoso y persecución por parte de la Policía Orteguista que en su afán de sofocar cualquier manifestación, impiden que la feligresía ingresen a los templos.

“Tratamos el problema de esta violencia contra ciertos templos y la politización que se ha venido dando y por otro lado con la policía de querer ahogar la manifestación y que efectivamente rodea los templos y prácticamente no deja que la gente ingrese», señaló el obispo Mata en declaraciones al diario La Prensa.

“En los últimos días, el Gobierno a través de la institución policial y otros grupos afines ha intensificado su persecución contra nuestros feligreses y con el asedio a los templos en plena acción litúrgica en la que constatamos graves violaciones de la libertad de culto y al artículo 29 de la Constitución de Nicaragua”, afirmó el prelado.

En las ciudades de León, se agredió a fieles que participaban de la misa de un año de fallecido del monaguillo Sandor Dolmus en la Catedral y el domingo en Managua se agredió a fieles y manifestantes que al concluir la Eucaristía Dominical decidieron exigir la liberación de presos políticos.

Mientras tanto en Matagalpa, fue asediada la peregrinación del pentecostés juvenil que se realizó en el municipio de Matiguás y que tuvo la participación de miles de jóvenes católicos.

En Managua el acoso no solo es a la Catedral Metropolitana, feligreses denuncian también el acoso del que son víctimas los sacerdotes, “Todos los domingos en la misa de las once de la mañana en la parroquia de Monte Tabor, hay una muchacha que graba la misa completa, solo le hace falta que se ponga de pie” dijo una feligresa a este medio digital.

El también secretario de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, denunció la campaña de difamación y desprestigio que desde las redes sociales impulsa operadores políticos del régimen orteguista.

“Evidenciamos una campaña de desprestigio y difamación (con información) que circula en las redes sociales, mal interpretando nuestro papel como pastores en medio conflicto, del desorden social por la falta de libertad y justicia, es también una preocupación de los obispos”, reiteró.

Monseñor Mata exhortó a los nicaragüenses a estar más unidos y evitar las divisiones, para trabajar por el bien de la nación.