La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), expresó su preocupación en su informe mensual de junio sobre el incremento de actos de hostigamiento, amedrentamiento y amenazas de muerte contra jerarcas de la iglesia Católica de Nicaragua.

La CIDH advirtió sobre las violaciones a los derechos humanos sustentado en el informe del Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI), que señala la prohibición a cualquier tipo de reunión que pudiera derivar en manifestaciones populares.
«Esto hechos ocurren en el contexto de intensificación de amenazas a la iglesia Católica y a sus líderes religiosos, inclusive amenazas de muerte, lo que llevó a un cura a salir del país», dice el informe.

Además la CIDH denunció que el Poder Judicial ordenó archivar resoluciones judiciales contra algunos presos políticos y exiliados amparándose en la Ley de Amnistía, sin embargo, «la mayoría de los excarcelados continúan sin información sobre su liberación y siguen siendo citados a audiencias y sus procesos continúan».

Asimismo, el informe de la CIDH revela que la Policía Orteguista no ha devuelto los bienes y objetos personales de los excarcelados, además que son víctimas de asedio, vigilancia, hostigamiento y amenazas.

Recientemente los excarcelados Byron Estrada, Nairoby Olivas y Cristhian Fajardo denunciaron hostigamiento de parte de los efectivos policiales, incluso Estrada junto a su familia tuvo que abandonar su hogar en León, por seguridad.

La CIDH urgió a los Estados de la región a implementar una estrategia basada en la responsabilidad compartida, en el abordaje del enfoque de derechos humanos ante la migración forzada de los nicaragüenses. Asimismo llamó a tomar medidas necesarias para garantizar el restablecimiento del proyecto de vida y los derechos de los estudiantes exiliados y expulsados de las universidades públicas.