A través de una carta, el Cardenal Daniel DiNardo, presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, invita al presidente Donald Trumpa reconsiderar las acciones tomadas contra los inmigrantes por el Departamento de Seguridad.

“Condeno este enfoque porque ha creado un clima de miedo en nuestras parroquias y está causando un sufrimiento inaceptable en miles de niños en la frontera, porque las autoridades aduaneras separan a las familias”.

El obispo asegura que es contrario a los valores americanos y cristianostratar de impedir que las personas emigren cuando huyen para salvar sus vidas y encontrar seguridad para sus familias.

Según la nueva ley, los migrantes que llegan al territorio de los Estados Unidos procedentes de la frontera sudoccidental no se considerarán aptos para solicitar asilo si no solicitan un refugio seguro en un tercer país.

Esto nos exime de un deber moral e impide que Estados Unidos asuma un papel de liderazgo en la comunidad internacional como garante del derecho de asilo“, asegura el Cardenal DiNardo.

El Cardenal invita, en lugar de actuar con órdenes ejecutivas, normas y amenazas, a buscar las causas y las soluciones correctas a una crisis humanitaria que empuja a las familias a huir para salvar sus vidas e implementar una reforma humana del sistema de inmigración donde no falten ni la compasión ni la dignidad.