El dispensario médico El Buen Samaritano de Cáritas Diocesana de Estelí no ha dejado de brindar sus servicios a la población, sobre todo a los de más escasos recursos. La atención médica es uno los servicios más necesarios para la población y en ese sentido la institución social de la iglesia católica ha buscado mejorar su cobertura y atender con mayor calidad a los pacientes.

El doctor Rolando José Barreda Rodríguez, uno de los médicos que presta sus servicios en Cáritas, informó que actualmente están ofreciendo además de la atención ginecológica, exámenes especializados para detección temprana de cualquier anormalidad que ponga en riesgo la salud y la vida de la mujer.

Así mismo, según Barreda Rodríguez, también tienen su propia farmacia en la que disponen de una gran cantidad de medicamentos a precios bastante accesibles para la población.
"Tenemos el servicio del dispensario médico El Buen Samaritano, la venta social de medicamentos, medicina general, clínica ginecológica y colposcopia. Cáritas Diocesana tiene precios accesibles para ayudar un poco en el acceso de atención médica. La gente siempre está demandando los servicios de salud y nosotros atendemos desde las 8 de la mañana hasta las 5 de la tarde", detalló el doctor Barreda.

Cáritas Estelí también dirige sus esfuerzos para promover el desarrollo humano integral de las comunidades a través de acciones coordinadas entre diversas instituciones nacionales e internacionales, priorizando a los segmentos más pobres y carente de infraestructura básicas: salud, educación, producción agrícola, comercio justo, economía solidaria y vivienda dignas. Además de los servicios médicos, también ofrecen microcrédito rural. 

Las oficinas de Cáritas se ubican del costado noreste de la Catedral Nuestra Señora del Rosario, 1 cuadra al este en la ciudad de Estelí.