Nicaragua es un país de tradiciones y cultura. Inclusive en la actualidad con tanto que se habla de la globalización, las tradiciones nicas sobreviven a estos tiempos y gracias al empeño de grandes y chicos se han transformado en parte de la propia esencia de nuestra cultura.

Una de estas tradiciones es la Gritería Chiquita o de “Penitencia”.

Nicaragua ha sido un pueblo católico por excelencia y devoto de la Virgen María. La tradición de la Gritería o Purísima se remonta a 1857, pero esta celebración magnánima se celebra en diciembre coincidiendo con la celebración católica de la Inmaculada Concepción de María.

 La Gritería Chiquita tiene un origen más cercano: para el año 1947, y ante una serie de erupciones volcánicas del Cerro Negro, muy cercano la ciudad de León, el Obispo Isidro Oviedo y Reyes, convoca al pueblo de León a que se unan en oración a María y que erijan Altares con su imagen pidiendo por la culminación de las erupciones. Que celebrarían una Purísima de penitencia, entregando como gorra, estampitas de la Virgen.

Este pedido se convirtió en tradición para los leoneses hasta hoy en día. Existen algunas casas que también lo celebran en otras ciudades del país, pero su máxima expresión está en nuestra querida ciudad de León cada 14 de agosto.

Hoy en día ya no hay penitencia y las estampitas fueron sustituidas por cualquier detalle que los devotos quieran compartir con la gente. La gente sale en romería a las calles para “gritar” de altar en altar: Quien causa tanta Alegría? La Asunción de María!  Este es otro cambio que coincide con las celebraciones del Catolicismo, en Diciembre el grito que se escucha es: Quién causa tanta alegría?  La Concepción de María!

Como en muchas de las festividades locales la ciudad se llena de propios y extraños y será muy común escuchar a lo largo de la noche cohetes y bombas. Todo comienza a las 6:00 pm en el atrio de la Básilica Catedral, cuando el obispo da el primer grito de alegría y el pueblo entero reunido le contesta al unísono: La Asunción de María!

Las Purismas son conocidas por la “gorra”. La gorra es el brindis que reciben los devotos al salir a las calles a celebrar a la Virgen. La gorra tradicional eran los dulces típicos de la época, luego fueron sustituidos por artículos de uso común como cajas de fósforos, etc. Muchas personas optan por entregar provisiones de granos básicos pero lo que más abundan son los caramelos y golosinas.