Cada 21 de noviembre la iglesia universal celebra la presentación de María Santísima en el templo y por ello se realiza la jornada “Jornada pro Orantibus”.

En 1372, el Papa Gregorio XI la introdujo en Aviñón y posteriormente el Papa Sixto V la extendió a toda la Iglesia. Históricamente, el inicio de esta celebración fue la dedicación de la Iglesia de Santa María la Nueva en Jerusalén en el año 543. Estas fiestas se vienen conmemorando en Oriente desde el siglo VI, inclusive el emperador Miguel Comeno cuenta sobre esto en una Constitución de 1166.

 El 21 de noviembre de 1953, el Papa Pío XII instituyó este día como la “Jornada Pro Orantibus”, en honor a las comunidades religiosas de clausura.
Entre las numerosas fiestas establecidas por la Iglesia cristiana en honor a la Virgen María, la de su Presentación en el templo es una de las pocas con que la ensalza la Iglesia universal.

Te presentaremos 5 importantes datos de la presentación de la Santísima Virgen María.

1. A la edad de 3 años María es presentada por sus progenitores Joaquín y Ana en el templo de Jerusalén.

2. La Presentación de Nuestra Señora en el Templo no debe ser confundida con la Presentación del Niño Jesús en el Templo.

3. Este acto  corresponde a la ley judía, que obligaba a los israelitas a ofrecer sus primogénitos a Dios.

4. Joaquín y Ana, piadosos israelitas, después de varios años de matrimonio, habían llegado a una avanzada edad sin lograr descendencia. En su angustia, Ana hizo una oración fervorosa, prometiendo al Señor ofrecerle el fruto de sus entrañas si se dignaba concederle descendencia. El nacimiento de la Santísima Virgen fue el resultado de esta oración y esta promesa.

5. Joaquín y Ana, fieles a su voto, presentaron a la Niña en el templo a la edad de tres años, y allí permaneció en compañía de otras doncellas y piadosas mujeres, hasta sus desposorios con San José, dedicada a la oración y al servicio del templo.