En la Solemnidad de la Inmaculada Concepción de María el día de ayer ocho de diciembre, con una catedral llena de fieles de todas partes de la colonial ciudad de Granada, Monseñor Jorge Solórzano Obispo titular de este territorio eclesiástico, presidió la Solemne  Eucaristía acompañado por el clero diocesano de la ciudad.

luego de meditar la liturgía de la palabra el epíscopo   inició su reflexión agradeciendo a "Dios por un año más que estamos  celebrando a nuestra patrona la Conchita agradecer a todos por su presencia, y a todos que colaboraron para que se realizará estas fiestas” dijo el prelado quien actualmente es encargado nacional de catequesis por la Conferencia Episcopal de Nicaragua.

La llegada de la Conchita a Granada

Monseñor Jorge continúo diciendo; “esta imagen de la Virgen apareció en 1721 en el año 21 celebramos 300 años la presencia de la Virgen, la imagen peregrinará a las 58 parroquias de nuestra diócesis, para que luego las 58 parroquias peregrinaran a nuestra catedral, esto en preparación a los 300 años de la aparición de la  conchita entre nosotros”.

“El grito tan popular de ¿Quién causa Tanta Alegría? Este año me ha dado pie para ofrecerle algunas reflexiones  sobre la importancia  y necesidades de la alegría en nuestra vida así como el papel de María para que en medio de nuestras dificultades de cada una en nuestra vida y cada una de nuestras  las familias así como las dificultades que vivimos como país nuestros corazones estén firme en nuestra alegría”.

El Prelado Granadino  enfatizó sobre la  alegría que todos necesitan y expresó que ésta es “ es un bien que debemos expresarlo, estar alegre como lo dice San Pablo, (...) la falta de alegría es señal de una enfermedad es algo no está bien en la vida de la persona y de la sociedad, la alegría es origen espiritual la inutilidad de estas  propuestas es proporcional y la frustración que deja al hombre, la alegría del  mundano es algo superficial algo vacío”.

“la cultura actual de tener una buena imagen a base de lujos y riqueza el hacer lo que me apetece a toda costa de lo que sea,  la ambición del poder, la alegría no se impone, ni la felicidad” meditó.

Finalmente, recalcó que “María nos ha traído la salvación a través de su hijo, y es también la causa de tanta alegría es porque ella misma la tiene en abundancia y Dios también le ha dado designios, los cristianos católicos debemos estar siempre alegre como María le dijo si al Ángel Gabriel en el anuncio”.

Al concluir la homilía su Monseñor Jorge Solórzano junto con el pueblo de Dios el canto María tú que vela junto a mí.

Puedes ver la Eucaristía completa