A la Santísima Virgen la Inmaculada Concepción de María, Madre y Reina de Nicaragua,
confiamos el presente y el futuro de nuestra nación: 

A Ella, le pedimos que ayude a nuestra fe, a nuestra esperanza y a nuestro amor, y que cuide a nuestra Patria Nicaragua, que fue edificada
sobre los cimientos sólidos de la fe y de la moral cristiana, y en eso ha estado su grandeza,
estabilidad y capacidad de recuperación en las grandes pruebas de la historia.

Virgen Santa,
Madre de Cristo y Madre nuestra,
ayúdanos al asumir hoy,
con renovado fervor,
los desafíos de nuestra Patria Nicaragua
Intercede por nosotros,
para que Jesús, tu Hijo,
bendiga el esfuerzo
de los hijos de esta tierra Nicaragüense
al construir una nación de hermanos
y forjar una cultura
que respete la vida,
la dignidad de cada persona,
especialmente de los más pobres y desamparados.
Que en tu gracia
podamos contribuir
al engrandecimiento de nuestra Patria.

A Él sea el honor y la gloria por los siglos de los siglos.
Amén