Con la catedral San Juan Bautista llena, el pasado jueves dos de enero su Excelencia Monseñor Carlos Enrique Herrera Obispo de la Diócesis de Jinotega, presidio la Santa Eucaristía, en el primer jueves del año 2020.

En su meditación expresó “no tenemos que dejarnos seducir por el mundo por las apariencias que nos ofrece el mundo de alegría de gozo, sino estar en relación profunda cada día con el señor porque él es camino a la vida, él es la verdad absoluta él es la vida, para todos nosotros porque hemos sido creados por el mismo Dios hemos sido salvados y librados por ese Dios hecho carne que es cristo”.

Continúo diciendo “nosotros también en este mundo dividido en sus mentes y en sus corazones, por tantas ideologías por falsas cultura que quieren apartar al hombre de la humanidad de Dios nosotros tenemos que proclamar que ese es el compromiso de todo bautizado” puntualizó.

Al final el prelado Jinotegano invito al pueblo de Dios a que “así que cada uno de ustedes comprometámonos a llevar esa buena nueva a muchas personas que se han apartado de Dios que han entrado a esa oscuridad del mundo” concluyó.