La Conferencia Episcopal de Nicaragua pidió este domingo en un comunicado, a los fieles católicos de todo el país, abstenerse de peregrinar al Santuario de Jesús del Rescate en Popoyuapa, Rivas, para evitar contagios de covid-19, ni actuar con una “fe imprudente e irracional” frente a la pandemia de coronavirus, a pesar de que el régimen de Daniel Ortega sigue promoviendo esa tradición religiosa.

“Una auténtica piedad popular, verdadero tesoro de nuestra fe católica, con sus preciosas manifestaciones religiosas y culturales, como la peregrinación anual de fieles en carreta y a pie, no debe ignorar el sentido común, la prudencia y el uso de razón; exponerse al contagio y desafiar la pandemia, con una fe imprudente e irracional, o peor aún escuchando la voz del demonio que tienta como tentó a Jesús”, expresan los obispos.

El próximo viernes, el principal día de la peregrinación católica que se celebra todos los años durante Semana Santa, no habrá apertura de parte del Santuario a los fieles, sino que los obispos llaman a unirse en oración “a través de los medios de comunicación y redes de la Conferencia Episcopal, sin presencia física de los fieles”.

En el comunicado la Conferencia Episcopal destaca que la humanidad enfrenta la amenaza de covid-19 “que ha causado miles de muertos, con gran capacidad de expansión que suma centenares de miles de contagiados en casi todos los países de la tierra”.

“Hay contagio en la región y Nicaragua no es la excepción. La condición de aislamiento social y las normas de higienes nos obligan a todos a ser corresponsables para proteger la vida personal, familiar y de todo prójimo en nuestro contexto social”, explican.

Además, los obispos apuntan que debemos evitar las aglomeraciones de personas para frenar el contagio de covid-19. “Debemos cumplir las normas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud”, insisten.

Los obispos orientaron recientemente a sus sacerdotes que todas las celebraciones litúrgicas, incluyendo las dominicales y los oficios de Semana Santa, se podrán celebrar sin la presencia de fieles, aunque los templos y capillas del Santísimo Sacramento permanecerán abiertas.

Nicaragua ha confirmado cuatro casos de coronavirus, uno de ellos ya fallecido, y catorce “sospechosos” pero a diferencia del resto de países de Centroamérica, el Gobierno no ha decretado ningún tipo de alerta o emergencia por la pandemia, ni ha ordenado la suspensión de las clases.