El obispo de la diócesis de Matagalpa al norte de Nicaragua  presentó la mañana de este Domingo de Ramos la creación de seis centros de atención médica y un call center  para atender y captar casos sospechosos de coronavirus.

La iniciativa es parte del trabajo preventivo de la iglesia católica para ayudar a prevenir la propagación del coronavirus en Nicaragua. El obispo de Matagalpa llamó al Ministerio de Salud a no bloquear el proyecto y, por el contrario, sumarse a la iniciativa. 

A los centros llegarían en primer lugar las personas que han sido atendidas a través del call center por los médicos. “Los médicos van a descubrir si la persona amerita que llegue al centro de atención médica o si basta con quedarse en cuarentana en su casa”, agregó el prelado.

Gobierno de Nicaragua a través del Ministerio de Salud niega permiso a tal iniciativa

Minutos más tarde el Ministerio de Salud prohibió a monseñor Rolando Álvarez ejecutar un proyecto para habilitar centros de atención médica para atender y captar casos sospechosos de coronavirus.

“El Minsa me acaba de notificar que no puedo llevar adelante el Proyecto de los Centros de Prevención Médica, ni si quiera el Call Center. Quiero dejar constancia ante el pueblo que nosotros como Diócesis quisimos trabajar por la salud de nuestro pueblo y no nos han permitido”, denunció en su cuenta de twitter.

“No estamos pretendiendo sustituir la labor del estado, de tal manera que los casos que ameriten la prueba, hospitalización o un caso grave, esos serán remitidos al hospital (al sistema de salud público)”, explicó.


Finalmente, Álvarez lamentó que en Nicaragua no se están tomando las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

“No es el momento de estar haciendo actividades con aglomeraciones de personas, es el momento de quedarse en casa”, insistió el obispo.